Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

El mundo misterioso de las hierbas

El mundo misterioso de las hierbas
15/09/2017 TodoSalud

Desde tiempos muy antiguos, las hierbas curativas han sido unánimemente apreciadas.

Para entender cómo es posible que las plantas sean beneficiosas para la salud y también para traer vitalidad energética, es necesario conocer un elemento esencial:

los efectos de las plantas medicinales no son sólo físicos, ni se explican sólo por el contenido de algunos principios activos de estas hierbas. Son efectos a la vez energéticos, áuricos, y que influyen benéficamente el cuerpo físico y también los cuerpos sutiles, energéticos, de los seres humanos.

Varios estudios científicos de tipo Kirlian han demostrado que tanto los seres humanos como las hierbas tienen un campo bio-energético, a menudo llamado aura, que por su textura, colores y formas nos da informaciones exactas sobre el nivel energético y de salud del respectivo organismo que estudiamos. El aura bio-energético de las plantas ayuda al ser humano reconstituir su aura y sanar sus órganos, por un proceso benéfico de resonancia en sintonía que las plantas producen con los colores áuricos armónicos, ayudando fortalecer las células sanas y recuperar la salud.

Los principios activos de las plantas accionan de una forma sinérgica, por eso no se asimilan de la misma forma, ni tienen los mismos efectos curativos en preparados en los cuales se aíslan solamente ciertos principios activos en forma de preparados sintéticos.

Así como el ser humano completo y armonioso sólo puede ser entendido mediante el análisis de todo él entero, no sólo por las piezas separadas que componen el cuerpo físico, los efectos de las plantas medicinales no pueden ser plenamente conocidos y comprendidos sólo mediante el análisis de lo que se llama “contenido de ingredientes activos” de esa planta.

La planta en sí, y sus efectos no se limitan al contenido de bio-flavonoides, alcaloides, glucósidos o saponinas, por ejemplo, como la vida humana casi no puede explicarse solamente por el contenido en su cuerpo físico en carbohidratos, proteínas y lípidos. Incluso si toda transformación sustancial de nuestro cuerpo físico sería perfectamente conocida, no sería suficiente para explicar la vida humana en toda su complejidad.

Lo mismo es válido en el caso de las plantas.

Cada planta está provista de una estructura energética sutil

De la misma manera que un ser humano, las hierbas tienen también un cuerpo sutil energético. Si las plantas curativas son asimiladas en una forma adecuada por el ser humano, se desencadenan profundos cambios beneficiosos en el cuerpo del ser humano por la trasferencia de energía sutil sanadora desde el aura de la planta.

Este fenómeno dinámico sutil es muy eficaz, pero sólo si las plantas están activas. Eso implica que están todavía en el período de dos años a partir de su colección y que se utilizan correctamente por los seres humanos. El uso correcto implica a la vez una actitud de agradecimiento hacia la naturaleza y hacia las plantas, el conocimiento adecuado sobre los momentos adecuados para prepararlas y las formas adecuadas de usarlas para guardar inalterada su energía vital y a la vez para extraer correctamente sus principios químicos hidro o liposolubles.

Se debe evitar la cocción, porque la temperatura tiene el efecto de alterar o destruir el campo energético sutil de la planta.

Las formas más adecuadas de uso para mantener activa la parte bioenergética de las hierbas además de sus principios químicos, son los macerados realizados en la temperatura ambiental, las tinturas madres o el polvo de plantas (realizado usando un mortero o un molinillo manual), preparados que según el caso se pueden tomar con un poco de agua de manantial o usar en cataplasmas y compresas.

También es importante saber que las hierbas medicinales no son útiles solo en caso de enfermedades. Ellas de hecho deberían ser asimiladas tanto para prevenir problemas de salud, como también para purificar el cuerpo de toxinas y para elevar la frecuencia de vibración de nuestra aura, lo que asegura a la vez una buena inmunidad.

Si el ser humano utiliza de una manera sabia ciertas plantas curativas, puede alcanzar logros notables relacionado a su cuerpo y cualidades especiales, en sintonía con energías muy puras de la naturaleza que las hierbas medicinales ofrecen.

Sobre el autor
Dr. Daniel Ciuciulete
ayurvedamedicina@yahoo.com.ar
www.estrelladivina.com

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*