Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Masaje con obsidianas

Masaje con obsidianas
07/01/2016 TodoSalud

Desbloqueando tensiones, contracturas, facilitando el fluir de la energía vital, disolviendo bloqueos y haciendo un profundo trabajo sobre todo el cuerpo vital, equilibrando y fortaleciendo el campo áurico, limpiándolo de energías negativas acumuladas por efecto del estrés.

La obsidiana, piedra semipreciosa producto del sobreenfriamiento de lava volcánica, surge de las entrañas de la tierra, emparentada con el elemento Fuego. Al enfriarse bruscamente no logra adquirir estructura cristalina, por lo cual es considerada no un cristal sino un vidrio. En su estructura química podemos encontrar óxidos de silicio y aluminio, más otros componentes que le irán dando características particulares en cuanto a color y propiedades energéticas. Las más comunes y abundantes son las obsidianas negras, aunque las hay nevadas, pardo-rojizas, verdes y arco iris. Según su plano de corte se manifiestan en diferentes tonos, y también con características de brillo e iridiscencia particulares.

Las culturas europeas conocieron primeramente las halladas en Etiopía, y su nombre proviene de quien las descubriera en tiempos del Imperio Romano, el centurión Obsidianus. Ya en ese entonces se conocen sus propiedades energéticas y sanadoras, especialmente aquellas que revelan la profundidad del inconsciente.
En Mesoamérica, y en toda la zona de los Andes se encuentran en abundancia, siendo muy utilizadas por las civilizaciones prehispánicas del actual territorio de México tanto para fines utilitarios por su capacidad de corte (en cuchillos, puntas de flecha, espejos, etc.) como en usos rituales y decorativos. Su nombre en lengua nahuatl es “itzli” y se la relaciona con Tezcatlipoca (el “Espejo humeante”).

La obsidiana permite aflorar del inconsciente nuestra sombra, para poder aceptarla y abrazarla, produciendo una profunda sanación de nuestra alma. Al mismo tiempo, libera todos los patrones negativos de energía, tanto del campo energético como del físico. Se la llama la “piedra de la verdad”, pues nos enfrenta a aquello que verdaderamente somos, disolviendo el ego, para que nuestro verdadero ser se manifieste en plenitud.

Las obsidianas negras actúan sobre el chakra raíz y sobre los chakras del entrecejo y coronilla, descendiendo las energías sutiles de estos dos últimos a un plano más físico.

Las obsidianas pardo-rojizas actúan principalmente sobre los chakras sexual y del plexo solar, fortaleciendo el yo y la creatividad.

Las obsidianas verdes actúan sobre el chakra cardíaco y laríngeo, sanando viejos dolores emocionales y favoreciendo la comunicación.

Combinando su uso con cuarzos claros, rosados o verdes potenciamos y enfocamos su energía más eficazmente. En el plano físico, las piedras de obsidiana se utilizaron por siglos para equilibrar el funcionamiento de hígado y riñones, para aliviar calambres, dolores reumáticos y otros dolores osteo-articulares.

Al pulirlas, se logran piezas perfectamente lisas, en diferentes formas y tamaños. Al ser calentadas mantienen la temperatura por largo tiempo, de modo que obtenemos elementos ideales para manipular en masaje. Sumado esto al uso de aceites naturales, especialmente formulados para producir una relajación profunda de las fibras musculares y desinflamando tejidos, utilizando técnicas de disolución de bloqueos tomadas de la medicina oriental, podemos decir que esta es una de las herramientas de masaje más eficaces y completas para recobrar la salud y el bienestar integral.
Se trata, pues, de un masaje profundo y placentero, que nos reconecta con nuestro Ser.

Sobre la autora
Rosa Golez
Terapeuta corporal-holística
Especialista en Terapia sonora
www.refugiosdepaz.blogspot.com.ar
http://www.shintokai.org/GralCurr.R.Golez.html
facebook.com/rdpargentina

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*