Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Sal y salud

Sal y salud
14/02/2018 TodoSalud

Mientras que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda una ingesta de cloruro de sodio (sal) no superior a los 5 gramos/día, en nuestro país, el consumo oscila los 10 gramos diarios.

1-¿Qué efectos a la salud causa el consumo desmedido de sal?

El exceso de consumo de sal contribuye a la evolución de la hipertensión arterial, ésta es la enfermedad que más prevalece en el mundo. Un tratamiento oportuno y adecuado la transforman en una patología controlable y la importancia de su control radica en que la hipertensión no controlada puede ser un gran factor de riesgo para el desarrollo de afecciones más severas como IAM (infarto agudo de miocardio), acá ACV (accidente cerebro vascular) y enfermedad renal, entre otras. Sólo un porcentaje de alrededor del 45 % de los hipertensos desarrollan un aumento de la presión arterial con el consumo de sodio, o sea son sodio-sensibles, y su prevalencia se da más en personas de mayor edad. Por otro lado existen factores que pueden desencadenar el incremento de la tensión arterial. Según el estudio de Framingham (1949), se enumeran los factores que interactúan aumentando o disminuyendo los valores de la presión.

FACTORES QUE PUEDEN AUMENTAR LOS VALORES DE LA PRESIÓN:

-Sobrepeso

-Consumo excesivo de sodio

-Alcohol

-Cafeína

-Inactividad física

FACTORES QUE PUEDEN DISMINUIR LOS VALORES DE LA PRESIÓN:

-Consumo de potasio

-Calcio

-Magnesio

-Ejercicios aeróbicos

Entre ellos, el sobrepeso conlleva directamente a elevar los valores de la presión.

2– En la provincia de Buenos Aires se está implementando la ausencia de saleros en las mesas de los restaurantes. ¿Considera que esto es positivo para ayudar a concientizar a la gente sobre el consumo?

Todo suma a la hora de hacer prevención pero sólo retirar los saleros no es una estrategia suficiente, cada ciudadano tiene un salero en su casa, y casualmente es allí donde realiza la mayor cantidad de comidas. Es necesario hacer una campaña masiva que abarque tanto desde la etapa preescolar y escolar como a personas adultas, educando y concientizando a cada persona individualmente como a la comunidad en general, ocasionando un gran impacto en salud pública. Lamentablemente en nuestro país el nivel de conocimiento y detección, tratamiento y control de la hipertensión es muy bajo. Como estrategia podemos comenzar desde de la primera comida ofrecida al bebe, eliminando la ingesta de sal. De esta manera se puede seguir por un camino de elección de alimentos naturales, ricos en fibras, frutas y vegetales frescos, aumentar el consumo de pescados, tratar de utilizar sales bajas o libres en sodio, hierbas secas y frescas  para saborizar, y disminuir el uso de salsas o productos envasados.

Además de la elección de alimentos nutritivos, el paciente debe evitar factores de riesgo como es el sobrepeso, el tabaco y el consumo de alcohol, además de planificar una rutina de actividad física. El ejercicio físico regular ejerce comprobados efectos positivos sobre la salud cardiovascular.

3– ¿A los obesos les cuesta mucho dejar de consumir sal?

A todas las personas habituadas al consumo de sal, les es muy difícil eliminar o disminuir su agregado, ya sea en la cocción o mediante la ingesta de alimentos envasados ó industrializados que contienen sodio en altas dosis. Debemos apelar a que la persona realice un cambio de hábito gradual. Los pacientes hipertensos, tanto obesos o no, deben bajar el consumo de sodio. Para ello pueden hacerlo remplazando la sal tradicional por sales libres de sodio y condimentos como las hierbas frescas. Hay una estrecha relación entre la obesidad y la hipertensión. Tanto los obesos hipertensos como aquellos sin la honorabilidad deben cuidarse del consumo excesivo de sal para no forzar todos los mecanismos encargados de regular la presión arterial.

4– ¿Algún comentario que desee agregar?

El disminuir el consumo de sal no es solo un asunto de los hipertensos y/o obesos, es un tema importante para todos los ciudadanos, ya que el cambio de hábito opera sobre su calidad de vida a futuro. Las estrategias deben dirigirse a concientizar a las personas del peligro del uso excesivo de sodio para la salud, y poder así prevenir esta peligrosa enfermedad.

Los profesionales de la salud nos encontramos implementando nuevas estrategias en la prevención y tratamiento de la hipertensión arterial. Una de ellas consiste en el aumento del aporte de w3 (omega 3) en la dieta, ya que es un nutriente con múltiples beneficios para la salud en general y, más aún, para el cuidado del aparato cardiovascular. Recomendamos entonces la introducción en la dieta de alimentos como pescados de mar, mariscos, frutos secos y semillas de chía que son excelente fuente de este nutriente. La relación es directa: a mayor educación nutricional, menor prevalencia de enfermedades en la sociedad.

Reportaje a la:
Lic. en Nutrición Mariela Carisio (MNº: 539)
A cargo de la Delegación de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios en Rosario.
Nutricionista del Equipo de Cirugía Bariátrica
de OBESIDAD Y CIRUGÍA MINI INVASIVA (OCMI)
www.ocmi.com.ar

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*