Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Cepillado en seco

Cepillado en seco
04/11/2013 TodoSalud

Cada mañana no sólo te cepillas entero permitiéndole a tu cuerpo liberarse de una capa de toxinas. La primera sensación luego de una sesión de cepillado es la de un total bienestar y se percibe una mejor circulación muy rápidamente. Incluso el cepillado en seco alivia y deshace las contracturas provocadas por malas posturas, aumenta la claridad mental porque incrementa el aporte de oxígeno al cerebro y ayuda a mejorar la salud en general. Alivia o destierra dolores de cabeza.

Si te cepillás diariamente, tenés una buena dieta y caminás, irá desapareciendo la celulitis en un 99%. El cepillado reduce los depósitos de celulitis absolutamente, tonifica y estira la piel, y ayuda a prevenir envejecimiento. 
Cuando empezás a cepillarte, la piel aparenta sequedad. En el baño, incorporá el jabón de algas. Antes del último enjuague, salí del agua y ponete miel desde el cuello hasta el pecho y enjuagá. Después de secarte, untá el cuerpo con aceite de primera prensada (girasol, jojoba, almendras, lino, etc.) hasta su total absorción. ¡El resultado es maravilloso! La piel queda lozana, brillante y altamente acariciable. 
El cepillado estimula la circulación sanguínea y es una herramienta fundamental para las personas mayores, pues destierra el frío en pies y manos. 

El cepillado es en seco (vos y el cepillo secos), es ideal hacerlo desnudo frente al espejo. Inmediatamente después de levantarte y antes de ducharte. Es una inyección de energía superior a cualquier estimulante, por ende, si estás muy cansado a la noche y queda resto de actividad, pero no de energía, date una buena cepillada y esperá las bendiciones. 
Cada parte del cuerpo, como cada persona, tiene distinta sensibilidad en la piel. Por eso, cepillá algunas partes más enérgicamente que otras. Por ejemplo, el pecho o la parte interior de los muslos son zonas más sensibles que otras, pero deben quedar perfectamente cepilladas con mucha dulzura. Cómo debe ser el cepillo: Común, un poco más grande que tu mano. Tiene que ser lo más fuerte que soporte tu sensibilidad. De cerda, de fibra vegetal natural o de plástico. Empezá suavemente y, a medida que vayas avanzando en la terapia del cepillo, probá con uno más duro. Es como todo, al principio cuesta y después te termina gustando, es más, no vas a poder vivir sin cepillarte. El cepillado de cada mañana te llevará más o menos 10 minutos. No se deben cepillar quienes padecen cualquier irritación de la piel o lastimaduras o urticarias, infecciones, flebitis, etc. Empezá a cepillarte con suavidad y no insistas hasta el punto de irritarte la piel.

Pies y piernas 
Cepillá toda la planta del pie derecho hacia delante y hacia atrás, 7 veces. Al principio sentirás un cosquilleo. Después, infinito placer. Cepillate transversalmente el dorso de los dedos, hacia delante y hacia atrás, 7 veces, y después hacé lo mismo por la parte de abajo.
Trabajá hacia arriba a partir de los dedos, cepillando hacia delante y hacia atrás por todo el empeine, 7 veces hasta donde empieza el tobillo. Cepillá hacia delante y hacia atrás alrededor de los tobillos 7 veces. Cepillá hacia arriba en dirección al corazón desde el tobillo a la rodilla, 7 veces; gradualmente, cepillá toda la pierna sin descuidar la rodilla. Descontá que desaparecen las arañitas, por supuesto lentamente, pero cepillá más tiempo este sector. De pie, cepillate desde la rodilla hasta la cadera, siempre hacia arriba, 7 veces Gradualmente, cepillá toda una  pierna y luego la otra.

Consejos

• Donde haya más celulitis cepillá como si te hubieran contratado para hacerlo. 
• Después del cepillado, bañate con jabón de algas para deshacerte de las partículas de piel.
• El primer día sorprende, al tercero se nota, a la semana sabrás que el cepillado refuerza tu tono muscular, produce placer y comienzan a desaparecer: pocitos, arañitas, en fin… sabemos de qué estamos hablando…
* Las señoras y señoritas no deben cepillarse los pechos y los señores no deben 
cepillar sus testículos.

Sobre la autora
María Elena Miura
Higienista • Monitora de calidad de vida • Especialista en biocultura
www.higienismo.com.ar
consultas@higienismo.com.ar

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*