Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Mal humor

Mal humor
20/11/2013 TodoSalud

Según los expertos, se saben los motivos anatómicos y fisiológicos que lo generan y dicen que hay tratamientos para combatirlo. Tiene un no para cada sí y un pesimismo para cada ilusión.

Anda por la vida con la cara larga, las lentes grises y el enojo al día. Es el clásico malhumorado “crónico”, al que alguna vez se lo llamó chinchudo o alunado y hoy se destaca entre sus pares por amargo o mala onda. El personaje existe desde siempre.

Hoy, el malhumor se está alejando de la mera reacción para acercarse a un padecimiento con fundamento orgánico, más cercano a la depresión que al mal carácter. El malhumor, cuando se prolonga en el tiempo, para convertirse en un malestar crónico que afecta la vida de quien lo padece en varios sentidos: le impide disfrutar de cualquier situación agradable o estímulo placentero, afecta su salud y deteriora sus relaciones interpersonales. El malhumor, en Argentina, se está volviendo una epidemia invisible. Lo vemos en la calle y en los consultorios: cada vez vienen más pacientes con este problema.

Al hablar de las causas del malhumor, los médicos ya no se refieren al desempleo, la crisis o el corte de ruta número mil. No cabe duda de que estos disparadores empeoran las cosas, pero los especialistas están pensando en otros motivos: Tiene que ver con un funcionamiento particular del cerebro y con un déficit hormonal.

Para ser más claros: a quien lo sufre le falta combustible para tener buen humor. Por eso los tratamientos con fármacos y psicoterapias resultan muy eficaces, Al recibir un caso así, la primera hipótesis de trabajo que sobreviene es en el campo de las depresiones. En los adultos, se piensa en una distimia, que es una depresión crónica, que no tiene episodios graves pero es prolongada y genera un gran sufrimiento.

Una de las características principales de quienes sufren este problema es su incapacidad de obtener placer (anhedonia). Pero la cosa no acaba ahí, porque muy pronto la “víctima” convierte a su entorno en victimario: quien desparrama malestar contamina el ambiente y la gente empieza a alejarse. El malhumorado se termina quedando solo, porque nadie quiere contagiarse el bajón. Además, porque nunca se sabe cómo va a reaccionar; su temperamento se torna irascible y agresivo y genera peleas y discusiones constantes.

Científicamente, el mejor sinónimo de malhumor es lo que conocemos como disforia, un trastorno del ánimo caracterizado por un estado recurrente de insatisfacción, ansiedad, irritabilidad e inquietud. Estas emociones están ligadas a un neurotransmisor llamado dopamina, asociado a la gratificación y la saciedad. Por eso los tratamientos apuntan a recomponer su equilibrio cuando hay un desarreglo.

Desde el punto de vista químico, el placer depende de dos sustancias (la dopamina y las endorfinas), cuyos niveles son bajos en las personas que tienen malhumor.

Desde el punto de vista psicoanalítico, un malhumorado es alguien que no responde según sus ganas; no está en contacto con su deseo y vive en estado de frustración. Además, vive en un espacio de agresión constante. Siempre se siente atacado o agredido, por lo cual se encierra y se pone a la defensiva. El problema es que así como el humor contacta y socializa, el malhumor corta el lazo, aísla. Y quien no tiene humor no puede recibirlo. Y es una pena: el humor permite satirizar situaciones duras. Es un condimento esencial para vivir mejor.

Algunos signos para detectar el problema

Yo he vivido como alguien que nunca comió sal, comentó un paciente al psiquiatra. Y hubo otro que describió su malestar sin anestesia: ¿Vio ese tango que dice de chiquilín te miraba de afuera? Bueno, yo soy ése, alguien que siempre vio, desde afuera, cómo los demás la pasaban bien. Nunca pude entrar. No hubo más que decir. El diagnóstico estaba echado. Hay una clave para entender a un malhumorado: la frustración, que es una especie de resorte interno que va tensando todas las cosas.Otros signos son la insatisfacción y la inseguridad, sentimientos que disparan la decepción, el reproche, la hostilidad. Convivir con alguien así es cualquier cosa menos fácil. Y hasta puede ser de pesadilla.Un mufado le arruina el día a cualquiera; la pasa mal él y les complica la vida a los demás. Aun así, los especialistas recomiendan entender que este malestar no es del orden de la voluntad. Para acompañar y contener a alguien así hay que tener un equilibrio muy particular. Lo fundamental es comprender que no sirve insistir con que esa persona se ponga bien, porque eso genera más frustración. La ayuda debe ser profesional.

Los más propensos

No todos corren el mismo peligro de caer en las garras del malhumor. Hay personalidades más proclives a sufrir malhumor crónico: Las hipersensibles, porque viven siempre en estado de alerta y tensión; las perfeccionistas, por sus altos niveles de exigencia y su frecuente insatisfacción; y las depresivas, por su sentimiento recurrente de desesperanza. También las personalidades obsesivas son muy proclives al malhumor, sobre todo aquellas que tienen obsesión por el orden y la simetría y se sienten contrariadas y hasta violentas cuando alguien cambia algo de lugar.

Caminar por una vereda angostísima repleta de gente, hacer equilibrio para no caer en un pozo, estirar como chicle el sueldo que no alcanza, pelear con la cajera del súper por el precio de una oferta, sufrir el enésimo corte de una calle…

La alegría —como sostuvo Albert Camus— está siempre amenazada, porque el bacilo de la peste no muere ni se va definitivamente. Pero encarar con humor los costados negativos de la vida —al estilo Woody Allen— es la mejor manera de sobrellevarla. Después de todo, si hay algo humano, eso es la risa. Lo que nos diferencia de los animales.

Para más información
Investigación para TodoSalud de: Vera Alaniz

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*