Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Peleando con el espejo

Peleando con el espejo
18/11/2013 TodoSalud

Lejos del mito de Narcizo, quien se enamora de su propia imagen, la mayoría de los hombres y en especial las mujeres al mirarse al espejo se angustian y desaprueban.

Los ojos se clavan en esas zonas que el observador considera imperfectas y dejan de recorrer el resto de la imagen. Se mezclan la autocrítica y el enojo. El espejo es un terapeuta extremadamente económico tanto como preciso y honesto. Y claro esto a la gente exigente y con autoestima baja le molesta e irrita. La terapia con un espejo en verdad es maravillosa. El reflejo de uno mismo es lo más cercano a lo verdadero que una persona puede conocer de si mismo. Como toda propuesta terapéutica es importante respetar algunos pasos para evitar crisis y el fracaso de los resultados buscados. Y qué se busca al trabajar terapéuticamente con uno o varios espejos: “La Verdad”.

Hacer un vínculo auténtico con uno mismo

El espejo no miente. Refleja lo que se le antepone. Puede ser que el observador del reflejo haga una interpretación distorsionada de lo que ve. Por ello es necesario que al principio intervenga un terapeuta profesional en el área, que actúe objetivamente en el trabajo de observación. 
Para sanar aquello que no nos gusta de nuestro interior es necesario empezar por el afuera. Al relacionarnos con las partes de nuestro cuerpo que desaprobamos y animándonos a mirarlas, tocarlas, acariciarlas y aceptarlas, podremos hacer algo muy parecido con nuestras heridas emocionales.

A modo de ejemplo tomaré el caso de una persona con sobrepeso. Al mirarse al espejo, su primer resistencia seguramente será quitarse la ropa. Si logra vencer ese miedo, podrá vincularse con las zonas que le provocan repulsión o enojo.

Finalmente podrá comprender que esa zona, con el cuidado necesario es capaz de transformarse en algo más armónico y bello, merecedor de la aprobación de quien está observando. Por supuesto que  para llegar a la imagen deseada hay que comprometerse con uno mismo, modificar todos los hábitos nocivos, que hacen que el cuerpo se desforme o enferme.

De igual modo podemos mirarnos al espejo y empezar a descubrir a través de nuestros gestos y posturas corporales qué le está pasando a nuestras emociones.

Aún cuando sea difícil es muy importante poder decirle al reflejo del espejo lo que sentimos. Muchas personas se sorprenden de las cosas ocultas que empiezan a manifestarse a través del llanto, la risa o la burla para llegar finalmente a la aceptación y posterior sanación de una emoción que había quedado bloqueada.

De eso se trata: desbloquear emociones que quedaron estancadas. Hacerlas fluir, dejarlas ir para volver a sentirse más equilibrados. Algunas de las emociones más indeseables y autodestructivas son la envidia, el rencor y los celos. Son venenos concentrados que alteran a tal punto el equilibrio de una persona, que por momentos uno se convierte en algo desconocido.  La práctica logra modificar verdaderamente el vínculo afectivo con uno mismo y por consiguiente con los demás. Entonces la vida se transforma en una posibilidad de crecer todo el tiempo para disfrutar cada día como un regalo precioso y dejar de sentir que se vive como se puede. ¡Se vive como se quiere!

Hoy sugiero una práctica sencilla, accesible y muy efectiva para deshacerse de algunas molestias externas comunes a muchas  personas que superan los 30 años.

El aceite esencial de polen se puede utilizar en forma tópica sobre la piel, por ejemplo en la zona de los párpados inferiores para desinflamar y blanquear ojeras y bolsas. También sobre cicatrices, estrías, arrugas y manchas. Es muy eficaz para regenerar tejido en casos de quemaduras de piel y por supuesto recomiendo su ingesta diaria para superar estados de cansancio crónico, estrés, depresión e insomnio. Este prodigio de la naturaleza.

Asesoró
TPC Klodine Nellessen
Las Vryas Centro de Bienestar Salud e Imagen
klodine@ymail.com 
Para Crinway: info@crinway.com

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*