Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Disbiosis

Disbiosis
23/11/2020 TodoSalud

Cómo podemos tratarla de forma natural

Es la falta de equilibrio de microorganismos en aquellos lugares en los que encontramos microbiota. Es decir en el sistema digestivo, la piel, mucosas, vagina… Todas las partes que están en contacto con el exterior.
La microbiota, es el conjunto de organismos que nos acompañan y con el cual tenemos una relación de simbiosis. Es decir, dependemos de ellos para sobrevivir y ellos dependen de nuestro organismo para vivir.
En cada una de las zonas de nuestro cuerpo, los microorganismos, proliferan y se implantan. No solo porque sea el lugar en el cual les gusta habitar, sino que en estos lugares encuentran su alimento y sus condiciones necesarias para poder sobrevivir.
Cualquier estado de desequilibrio en estas comunidades se conoce como disbiosis y así como hemos llegado hasta ahí, podemos con cambios de hábitos volver a un estado de salud.
Puede llegar a contener hasta 100 billones de bacterias. Puede llegar a superar hasta 10 veces nuestras propias células y el conjunto de genes suman 100 veces nuestros genes. Esto no es un número constante ya que nuestra microbiota está en continuo cambio.
El lugar en el que más cantidad de bacterias encontramos es en nuestro sistema digestivo. Este recibe continuamente alimentos y otras partículas del exterior.

La disbiosis puede estar provocada por diferentes causas
*Perdida de diversidad microbiana: cada uno de los microorganismos que tenemos en nuestra microbiota está específicamente recomendado para hacer una labor. La pérdida de variedad de estos, provoca que no seamos capaces de realizar ciertos procesos. Esto lo podemos ver claro en las intolerancias alimentarias, que están directamente relacionadas con la falta de biodiversidad. También se relaciona esta falta de biodiversidad con las alergias y el asma.

*Desequilibrio en los microorganismos beneficiosos: Como todas las plagas, los excesos son perjudiciales. Este caso lo podemos ver claro con las cándidas. Este hongo que vive de forma natural en nuestra microbiota, puede proliferar en exceso por diferentes causas. Eliminarlo sería eliminar parte de nuestra microbiota, lo interesante sería equilibrarlo junto al resto de microorganismos que cohabitan en simbiosis.

*Proliferación de patógenos: una de las causas de disbiosis, es la presencia de patógenos que no habitan de forma natural en nuestra microbiota. En el caso de nuestro cuerpo, estamos en continuo contacto con agentes externos y es muy común que existan contaminantes que puedan contener patógenos. Si gozamos de una buena microbiota, esta nos ayudará a expulsar a estos patógenos, no dejando que se creen desequilibrios.

Hay ciertas prácticas que hacen que la disbiosis cada vez sea más común:
La alimentación: Está científicamente demostrado que dependiendo de nuestra alimentación, proliferarán unas bacterias en mayor cantidad que otras. Debemos de tener una alimentación adecuada a nuestra propia biología, teniendo en cuenta la estación y las necesidades personales de cada persona. De lo contrario nos encontraremos con desequilibrios en la microbiota.

Contaminantes: el ambiente en el cual habitamos tiene que ver mucho con el estado de salud de nuestra microbiota. Los contaminantes a los que estamos expuestos a diario así como la calidad del aire y de los objetos que nos ponemos encima dará como resultado una microbiota sana o por el contrario, puede llegar a provocar una disbiosis. En este caso también tiene que ver las diferentes temperaturas a las que estamos expuestos y todo aquello que tenga que ver con la variabilidad del medio ambiente.

Antibióticos: como su nombre indica, los antibióticos, atacan directamente a las bacterias a las que son expuestas. Está claro que el descubrimiento de los antibióticos ha salvado millones de vidas, pero algo que debemos tener en cuenta es el abuso que se hace de ellos a día de hoy.
Tener la microbiota alterada puede generar cientos de patologías. A día de hoy, se están haciendo cientos de estudios que lo relaciones sobre todo con la debilidad del sistema inmune.
Esto, no se refiere solo a la posibilidad de contraer mayor enfermedades contagiosas sino a desarrollar muchas de ellas, como pueden ser las autoinmunes o degenerativas.
Además, tiene que ver con el estado de nuestras hormonas y su función en todo el organismo, la obesidad, diferentes tipos de cáncer, alergias, síndrome metabólico, enfermedades del sistema digestivo, etc.
Cuando comemos, no lo hacemos solo por nuestras propias necesidades, también lo hacemos para alimentar a nuestras bacterias. Dependiendo las condiciones que demos en los diferentes lugares donde ellas proliferan, habrá un crecimiento mayor de un tipo u otro.
Dicho esto, debemos revisar nuestra alimentación y nuestro estilo de vida para poder recuperarnos de una disbiosis. Entre las prácticas que podemos incluir en nuestros hábitos estará consumir gran cantidad de alimentos vegetales ricos en fibra natural como verduras, hortalizas, cereales integrales y legumbres
Consumir alimentos ecológicos libres de pesticidas, químicos y de cercanía. Estos están impregnados con las bacterias que se adaptan a tus necesidades. Consumir alimentos fermentados de diferentes variedades y en diferentes momentos de la fermentación.
Hacer ejercicio a diario. Beber de diferentes fuentes o manantiales. Bañarse en diferentes aguas. Andar descalzos sobre la hierba
Hacerse baños de barro. Tener plantas en casa. Estar en contacto continuo con la naturaleza. Evitar el uso de desodorantes, aceites, cremas y demás, que alteren la buena salud de la piel.
Evitar el estrés, el café, el tabaco, el alcohol, alimentos de origen animal, abusar de la medicación, etc.
Tu organismo tiene todo lo que necesita para estar en equilibrio.
Los alimentos fermentados son ricos en probióticos (bacterias digestivas vivas) y en los últimos 20 años la ciencia ha demostrado que gozar de una buena microbiota ayuda a recuperar la salud de forma natural.

Sobre la autora:
Nerea Zorokiain Garin 
www.nishime.org

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*