in

Recreación para adultos

Las actividades culturales y recreativas en los adultos mayores son tan importantes como la alimentación, el control médico, los cuidados básicos y todo lo inherente a esta etapa de la vida.
La actividad cumple un rol esencial, pues no es lo mismo mantenerse ocupado que realizar una actividad recreativa o cultural. La participación en actividades culturales promueve y mejora la calidad de vida en este periodo especial de las personas. Estimula desde lo sensitivo, permitiéndoles mantenerse activos a pesar de las limitaciones físicas que puedan tener. Además, fortalece y ayuda a promover la socialización, despierta intereses y conocimientos por cuestiones que previamente, por motivos personales, quizás no hayan podido desarrollar. Así también, les permite continuar desarrollando capacidades previamente adquiridas.
Ya no se considera a la vejez como una etapa de reclusión, pasividad ni decaimiento. El hecho de que se haya prolongado la vida y que conjuntamente la calidad de vida de los adultos mayores sea cada vez mejor y más productiva, principalmente por los avances médicos en prevención y tratamientos. Esto permite que no hablemos solo de “tercera edad”, sino que ya podemos mencionar la “cuarta edad” para quienes pasan los 80 años y continúan activos.
Por eso, en las instituciones de vanguardia se trabaja con el concepto de envejecimiento activo y saludable, promovido por la Organización Mundial de la Salud.
Todos los adultos podrían participar en acciones culturales y recreativas. En ellas encuentran motivaciones para su cotidianidad y tienen un alto valor terapéutico, promoviendo la integración social y evitando el aislamiento. Actualmente, las instituciones más avanzadas cuentan con un equipo interdisciplinario para trabajar el día a día de cada residente, así pueden evaluarlos y designarles qué tipo de actividad le conviene más. Esto incluye protocolos de evaluación neurocognitiva, interconsultas con la familia y los médicos tratantes. Por eso es importante que la oferta sea variada, y puede estar integrada por talleres de artesanías, pintura, escultura, teatro, grupos de reflexión, talleres literarios, yoga, ciclos de cine, salidas culturales a museos, teatros y exposiciones. También se organizan festejos de cumpleaños con los familiares y fiestas religiosas, considerando las tradiciones de cada culto. En muchos casos las personas comienzan a hacer actividades que siempre han querido realizar pero que no han podido a lo largo de sus vidas por tener otras prioridades. Así, muchos empiezan un taller de pintura. En otros casos continúan haciendo lo que siempre han hecho, como ir al teatro o al cine; con todo lo que lleva esta acción, desde vestirse para la ocasión hasta el posterior debate.
Por otra parte, las actividades sociales, encuentros, festejos y espacios recreativos, así como el intercambio intergeneracional propician el compartir sus conocimientos y capacidades con sus pares y su familia, además de permitirles sentir y disfrutar para luego apreciar estos momentos. Muchas veces, los adultos mayores son quienes convocan al abordaje de ciertas temáticas y es de suma importancia poder ayudarlos a que lo concreten, ya que es lo que le da sentido a la actividad y está vinculada con sus motivaciones y sus intereses.
Sobre las autoras
Cecilia Millán
Psicóloga institucional
Celia Páez
Coordinadora del Área Social
www.manantialghumano.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

How To Choose The Perfect Chef’s Knife

Bowl de frutas ricas y antioxidantes

Alimentos funcionales