in

Jardines en la piel

Humectación, hidratación, nutrición y rejuvenecimiento. Los aceites esenciales extraídos de las plantas son elixires ricos en principios activos capaces de proteger la piel, conservar el agua de las células, mantener la elasticidad y prevenir el envejecimiento prematuro. Sin embargo, su efectividad es mucho más amplia.

Estos óleos vegetales aromáticos, están conformados por moléculas muy finas que se incorporan con gran facilidad a través de las vías dérmica y olfativa. La capacidad de atravesar la barrera de la piel y las mucosas para llevar mensajes a la región del cerebro relacionado con la memoria y las emociones ofrece excelentes características que posibilita el desarrollo de innumerables productos destinados a la estética, la cosmética, el masaje, la hidroterapia en las aplicaciones de baños y vapores. De esta manera, una sola gota “natural” contiene múltiples posibilidades como el poder  de realzar la belleza, la salud y el bienestar anímico.

La eficacia de las plantas bien consideradas en la antigüedad, hoy encuentran una creciente demanda a nivel mundial, por parte de un público ávido de productos naturales. En este sentido, se revaloriza a la Aromaterapia que hoy goza de un verdadero renacer.

Flores para tu piel

Cada estación trae consigo los colores, los aromas, las emociones, las formas, la música. Y esto no es privativo de la naturaleza que observamos tras las ventanas, sino de aquella que transcurre por debajo de nuestra piel. En estos días transitamos de la primavera hacia el verano. Los jardines y balcones se llenan de flores, de rosas, jazmines, azahares, lavandas, manzanillas silvestres, hipérico y tantas otras. Cada una con su traje más bello haciendo gala de su presencia y capturando las miradas llenas de asombro.

¿Quién no quiere llevarse esa flor, extasiarse de su aroma, gozar de su presencia?
Las flores ofrecen su belleza y su néctar. Ahora piensa tu piel, como una flor. Una flor que comunica, que siente, que ofrece, que necesita. 

Busca entre las flores de tu jardín o en el exhibidor de aromas naturales su virtud. Agrega unas gotas de aceite de lavanda o de flores de geranio en una base para limpiar y de tonificar la piel. Aceite de rosa y rosa mosqueta para tonificar y disolver las líneas de expresión. Aceite de manzanilla o caléndula para tratar la inflamación y calmar los efectos del sol, el aceite de hipérico por sus propiedades cicatrizantes y efectivas para tratar acné. Las flores ejercerán efectos tonificantes, hidratantes, cicatrizantes y rejuvenecedores sobre tu piel y el perfume como resultado de su sensualidad abierta al mundo natural, añadirá la belleza y la armonía que forman parte de tu propia naturaleza. 

Todo esto es posible ya que el concepto de la Aromaterapia se enriquece con los 450 millones de años que le ha llevado a las plantas elaborar su «cosmética natural como expresión de belleza y sensualidad».
¿Habrá experiencia superior?

Sobre la autora
Graciela A. Domínguez
http://diviagandha.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El rincón de la bruja urbana

Aromas para la Estación de fuego