in

Aromas para la Estación de fuego

Este movimiento estacionario es una invitación al despliegue de los impulsos positivos de la naturaleza humana. Aquí, podemos sentirnos con mayor fuerza, entusiasmo, coraje, alegría y pasión por la vida. Decidir por el disfrute,  la distensión que ciertamente nos conducirá a la plenitud. 

En este universo entramado por estrechas relaciones y correspondencias, así como las estaciones influyen en el hombre, así influyen sobre las plantas y demás criaturas. Pero nos vamos a concentrar en las especies vegetales aromáticas.

Desde la perspectiva de la Aromaterapia, podemos señalar que aquellas plantas que se caracterizan por ser aromáticas, encuentran durante el verano su máxima belleza y concentración de energía. En su cuerpo vegetal tienen la virtud de contener y expresar el abrazo cálido y luminoso de la energía solar. Evidencia de este metabolismo es la presencia de los aceites esenciales dentro de sus células contenedoras.

Estos óleos vitales y aromáticos son, esencialmente concentraciones de “Luz y Calor” abundante en esta estación. El movimiento energético es centrífugo, evanescente, ascendente, penetrante, expansivo, sólo basta recorrer un jardín o un campo de aromáticas en días de prolongados atardeceres para sentirse inmerso en un mundo de aromas. 

Aceites esenciales que retienen el fuego o que devuelven frescura:

Aromas suaves y refrescantes como la lavanda y la menta, son especialmente indicados para aquellos atacados por exceso de calor-fuego o quemaduras por acción del sol, añadiendo aceite de Rosa Mosqueta a la composición para después del baño.
Aromas penetrantes como el romero y el tomillo, son los que más condensan la energía solar. Son poderosos, ardientes y estimulantes, indicados para quienes no absorben los rayos calientes y no se atreven a vivir con coraje y decisión.
Aromas hierbas cítricas como la melisa, contiene un fuego moderado, no invasivo, útil como antidepresiva indicada para quienes no pueden conectar con el fuego o la alegría de vivir.
Aromas equilibrantes de agua y fuego de la mejorana, el cálido y siempre bien venido orégano, la exquisita, protectora y sensual salvia sclarea o la refinada ajedrea

Hidroterapia

Aguas perfumadas que calman y estimulan.
Todo está contemplado y todo llega a su tiempo.
El verano nos trae las plantas y las flores que necesitamos. Las flores contribuyen a encender nuestro metabolismo digestivo, sexual y dérmico, aportando con su virtud calor y luz a nuestra vida. 
Durante los baños de hidroterapia se produce un balance de los elementos «Agua – Fuego», tan necesaria para la salud y el bienestar del cuerpo y la mente.
La elección de un aceite esencial dependerá del gusto y de la necesidad de quien lo use.
Añade al agua de tu bañera o jacuzzi unas gotas de aceite esencial o de la fórmula elegida. Experimenta, luego me cuentas.

Sobre la autora
Graciela A. Domínguez
Formadora en Fito-Aromaterapia
Directora de Divia Gandha, Aromaterapia
www.diviagandha.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Jardines en la piel

Belleza al natural