in

ALIMENTARSE BIEN

TAMBIÉN EN TIEMPOS DE CRISIS

En nuestro país ha aumentado el número de personas con ingresos por debajo de la media. Muchas enfermedades actuales están relacionadas con la alimentación, hacer poco ejercicio y tener exceso de peso.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

El nivel económico de la familia condiciona su forma de vivir: lo que compra y come, si puede o no practicar deportes, los estilos de vida, etc. …

EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO

Dar el pecho es muy sano y muchísimo más barato que dar leche de fórmulas. Es normal tener dudas ¿tendré leche? ¿sabré hacerlo? 

Para tener leche solo hay que dejar que el bebé succione todo lo que necesite y todo el tiempo que quiera.

La leche materna protege frente a infecciones, las alergias e incluso de la obesidad. La alimentación de la madre debe ser sana y variada.

¿Y LA COMIDA?

No es caro comer sano. Aunque lo más barato de todo es lo que llamamos “comida chatarra”, que es lo que más hace engordar. Es fundamental crear buenos hábitos en los chicos desde el principio.

Lo primero es hacer la compra. ¿Llevás una lista de la compra? Sin ella, el supermercado puede ser una trampa. Comparar precios. Planificar el menú de la semana. La lista de la compra sirve para no caer en la tentación de las ofertas. Lo del “lleve tres, pero pague dos”… de algo que no me hace falta.

Es mejor comprar los alimentos frescos y de temporada que son más baratos y son de mejor calidad y sabor. Hay que leer las etiquetas porque a veces contienen grasas saturadas, grasas trans, colesterol demasiada azúcar o exceso de sal.

Llevar a los chicos al mercado, a la frutería, a la pescadería, para que conozcan los alimentos frescos. Enseñarles estas cosas para que aprendan a conocer todo tipo de alimentos.

¡A DESAYUNAR! EMPEZAR BIEN EL DÍA

Es curioso, pero desayunar bien sirve para empezar bien el día. Leche, pan con tomate natural y aceite de oliva y una fruta. Ya está. Sano y sabroso.

Y en el recreo, a media mañana, fruta o galletitas hechas en casa, pan casero.

SEGUIMOS, ALMUERZOS Y CENAS…

Legumbres, papas, arroz, pasta, verduras, frutas, ¡a diario! ¿Cuánto vale un kilo de arroz, lentejas, garbanzos… y cuántas personas comemos con eso?

Frutas, verduras y hortalizas,… comé las variedades de estación, frescas. Tomate, zanahoria, espinaca y acelga, calabacín, brócoli, lechuga, pepinos, cebolla y ajos, calabaza, vegetales verdes rojos y amarillos. ¿Y frutas? Podíamos comer varias diferentes cada día del mes y no repetiríamos.

El aceite de oliva debe estar siempre en la cocina. Nos protege de las enfermedades de las arterias, es decir, contra el infarto de miocardio y las trombosis.

Es más caro, pero invertimos en salud a largo plazo.

Recordá, lo barato sale caro.

PROTEÍNAS

Carnes, pescados y huevos se van alternando en almuerzos o cenas. Mejor pescado que carne y mejor que sea magra, aunque sea poca. El huevo es una maravilla de la naturaleza, la proteína más barata y tan buena como las demás.

De postre, fruta, sin duda.

Y para beber, lo más sano y lo más barato: ¡el agua!

¿Y PARA MERENDAR?

¿Pan casero? ¿Galletitas recién horneadas? una merienda de lujo.

También se puede hacer un batido con leche y un poco de fruta natural para los chicos.

Todos los días podemos comer sano y rico!

Para TodoSalud: Vera Alaniz
www.todosaludonline.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIANDAS PARA LA VUELTA AL COLE

NUTRICIÓN EN UN VASO