Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Niñez y columna

Niñez y columna
30/08/2017 TodoSalud

Pesadas mochilas, caídas, síndrome del “text neck”, escoliosis, alimentación incorrecta, sedentarismo y muchas otras fuentes de la vida moderna pueden afectar el desarrollo correcto de la columna en la niñez.

Es imperativo concientizar a las familias, instituciones y a la sociedad completa para que, además de las ya clásicas visitas a otros especialistas, los niños y adolescentes concurran al quiropráctico para el cuidado y la formación correcta y alineada de sus columnas.

Más del 90% de las afecciones de salud cotidianas deben su origen a una subluxación vertebral. Justamente, la primera subluxación vertebral suele ocurrir en el momento del parto, ya sea que el nacimiento se produzca por parto normal o por cesárea. La presión que se ejerce sobre la columna cervical del bebé (aproximadamente 30 kg), tan frágil y delicada, suele producir, justamente, la primera subluxación vertebral. Esta fuerza aplicada a las cabezas y los cuellos de los recién nacidos provoca que el Atlas (primera vértebra cervical), el Axis (la segunda vértebra cervical) o ambas queden fuera de lugar y afecten el normal crecimiento y desarrollo del niño.

Una de las primeras cosas que aprenden los niños en su infancia es a nombrar las partes del cuerpo. Con gran alegría celebramos cuando comienzan a distinguir los pies de la cabeza y la nariz de las manos. Justamente, la columna tiene una importancia fundamental para el correcto desarrollo de los niños, ya que es la zona del cuerpo donde reside la columna, la que funciona como verdadero eje y sostén que rige todo el organismo y que aloja al Sistema Nervioso Central (SNC).

Formado por el cerebro, la médula espinal, 48 nervios principales, numerosos nervios secundarios y sus ramificaciones a lo que se suman las 33 vértebras, segmentadas en cervicales, dorsales, lumbares, sacro y cóccix, el SNC es quien ordena y administra absolutamente todas las funciones y operaciones que en forma permanente ejecutamos.

La quiropraxia entiende que la clave de la salud está en una columna correctamente alineada, sin subluxaciones vertebrales, con excelente comunicación en el SNC.

Imaginemos por un momento, entonces, que si ese eje, ese sostén maestro está “torcido” de alguna manera, alguna parte del cuerpo tendrá dolor, un órgano funcionará mal o menos, algún sistema del organismo (linfático, sanguíneo, digestivo, etc.) también tendrá un impacto negativo en su correcto e ideal funcionamiento. Allí se prende la luz de alerta y hay que prestarle atención.

Erróneamente se cree que hay que esperar a que duela la espalda para acudir a un Doctor en Quiropraxia. Los niños son los que sufren más subluxaciones debido a las múltiples caídas (2500 en promedio desde el nacimiento y hasta los 5 años), malas posturas, mochilas pesadas, el parto, caminar o andar en bicicleta. Y, especialmente en los últimos tiempos, se han incrementado las consultas (7 de cada 10) de niños y adolescentes por dolores de columna y cuello, debido al uso excesivo de celulares, tabletas y dispositivos; un síndrome conocido como “text neck” (*)

Escoliosis

La escoliosis es una desviación de la columna vertebral que afecta en mayor porcentaje a mujeres y niñas, siendo la niñez el momento clave en el cual se puede corregir para siempre. La quiropraxia puede detener y hasta mejorar el estado de la columna. Mantiene las vértebras de la columna correctamente alineada y libre de subluxaciones. El origen de una columna con escoliosis puede ser genético, de causa desconocida o también se lo podemos atribuir a malos hábitos posturales continuados. Pero, independientemente de cuál sea la fuente, la detección temprana es clave, ya que tiende a progresar mientras los huesos están creciendo y se estabiliza al llegar a la madurez ósea, aproximadamente los 18 años. En ese momento deja de aumentar la desviación o si lo hace es muy lentamente. La quiropraxia es esencial en la etapa inicial de la escoliosis, para prevenir su evolución y para corregirla.

Para darse cuenta fácilmente si nuestros niños tienen escoliosis, los padres pueden detectarla fijándose en que un hombro está más alto que el otro, si un ruedo del pantalón queda más largo que otro, incluso el desgaste de los zapatos puede darnos pistas. Un omóplato más prominente que el otro, la apariencia de una cadera elevada, así como una cintura desigual. También es común el apoyo de todo el cuerpo de un solo lado, y una tendencia hacia un costado cuando la persona se agacha. También a veces el dolor de espalda del niño o los dolores de piernas pueden darnos pistas de que hay algo que no funciona bien.

Estudios indican que, aproximadamente un 10% de la población, presenta una leve asimetría del tronco que puede considerarse dentro de lo normal. Las curvas de más de 10º son anormales y en los niños en crecimiento pueden progresar ocasionando problemas funcionales y estéticos importantes. El grado de progresión de la escoliosis también puede variar según los tipos de escoliosis basados en la zona de la columna que afecte y de cuantas curvas se componga.

La salud de la columna vertebral y los niños

Al igual que una caries silenciosa, la subluxación vertebral afecta a todo el organismo del niño sin que a priori se noten los efectos. El cuidado quiropráctico de la salud aporta bienestar de forma natural y tiene una función preventiva de suma importancia para la calidad de vida de los niños y su rendimiento escolar.

La quiropraxia está indicada para todos los seres humanos, incluso desde el nacimiento, en todas las edades y situaciones (embarazo, por ejemplo); incluso para animales y mascotas. El método quiropráctico consiste en la liberación de las subluxaciones vertebrales y realineación de la vértebra/s afectadas, utilizando técnicas específicas que no produce dolor ni son invasivas, a través de las manos del doctor y en camillas especiales. Mediante el método quiropráctico se alinea la columna y libera al sistema nervioso central de las subluxaciones que le impiden su correcto funcionamiento.

La quiropraxia se ocupa de corregir todo el sistema músculo esquelético que condiciona a todo el movimiento de la columna. Los quiroprácticos van a corregir las tensiones musculares que ejercen presión sobre la columna y los desarreglos en la pelvis y el sacro que son los cimientos de la columna.

Cambiar el enfoque sobre salud y enfermedad

La quiropraxia tiene un fuerte mensaje preventivo y no trata síntomas determinados sino que normaliza la función del sistema nervioso en general y por eso se ven clínicamente mejorías con una amplia gama de enfermedades y síntomas. Reflexionemos por un segundo y miremos nuestro cuerpo: cada segundo, millones de instrucciones viajan desde el cerebro, a través del cordón espinal, hacia todos los órganos tejidos y células, por lo que la generación de subluxaciones vertebrales puede interferir con ese intercambio vital del cuerpo, provocando los dolores de cuello, cabeza y de toda la espalda en general, entre otros. En tal sentido, si con un sencillo ajuste de las vértebras se le devuelve al organismo la salud y optimización plena de sus funciones, qué falta para coordinar la primera visita a un profesional quiropráctico.

Para más información:
www.laclinicadelacolumna.com

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*