Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Atisbos

Atisbos
08/07/2014 TodoSalud
Atardecer sobre el mar

Cambios que perturban, cambios tan solo cambios, para evolucionar. En un afán constante de progreso y de voraz consumo, una mirada hacia nuestro interior no nos vendría nada mal. ¿Usted qué opina?

Cae la tarde y la humedad penetra como nunca.

Calor agobiante, gente de acá para allá en un constante delirio, como queriéndose escapar. ¿De quién? ¿De ellos mismos? ¿Del todo o de la nada?. Esta reflexión entra en sintonía con el semáforo que me da verde para que siga mi camino, siento un bocinazo para que acelere mi andar. Allá voy entrando en una rueda que va girando sin detenerse.

El clima cambia, los hábitos cambian, las calles cambian ¿Y nosotros que cambiamos?

Sólo somos una partícula en este universo, protagonistas únicos de nuestra propia historia y de nuestro devenir-porvenir, sin querer atropellando incluso nuestra propia sombra. Entonces, ¿Hacia dónde vamos?

Dejo mi auto, sigo con la reflexión, mientras alguien me empuja sin querer, balbuceando palabras inentendibles. Trato de no confundirme para poder volver a hilar y seguir esa idea fuerza que me lleve a desentrañar esta fuerte conversación interior, sin embargo todo ahora parece confuso.

Preguntas y más preguntas, que quieren tener sus respuestas, pero la vida misma fluye cual río vertiginoso. Son muchos ríos que tienen su cauce, para encontrar su mar.

No debemos confundirnos, debemos encausar nuestro propio río hacia ese mar seguro, sin tanto vértigo, pero fluyendo. Quizás alguien o varios quieran desafiar y desviar nuestro cauce, no nos dejemos influenciar, vayamos por ese rumbo que elegimos.

Quizás solo sea metafórico o suene facilista, pero de alguna manera deberemos encausarnos TODOS para poder cocrear una comunidad más consciente de su camino a seguir. No simulemos más nuestra propia discordia con nosotros mismos y no caminemos más hacía atrás (en círculos indefinidos). Ayudémonos, para poder ayudar a los demás y colaborar con nuestro mundo.

Asoman al final de la avenida, las primeras estrellas de la noche, ¿No ves que fácil es?, tan simple como la noche y el día.

Sobre el autor
Lucas Díaz Tello
Colaborador del Equipo de Redacción de TodoSalud

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*