Cel. 15-4939-3999 / info@todosaludonline.com.ar

Introducción a Aqua Healing TM

Introducción a Aqua Healing TM
09/11/2013 TodoSalud

En la década de los ochenta Aman Schroter y Arjuna Brunschwiler descubrieron aspectos interesantes de la danza y el movimiento en el agua. Los movimientos fueron desarrollados en forma espontánea tanto sobre la superficie del agua como por debajo de ella.

Este trabajo fue denominado Waterdancing y dio lugar en Europa, a una escuela especializada y a una extensa red de trabajo corporal en el agua. Al mismo tiempo en California, Harold Dull desarrolló el Watsu introduciendo el shiatsu en el agua. Así las técnicas de Watsu y Waterdancing se modificaron e influyeron mutuamente a lo largo de los años. Durante la década de los noventa distintos terapeutas europeos crearon técnicas más específicas como el Aqua balancing y el Aqua wellness al integrar el Waterdancing con otras modernas técnicas corporales y de sanación.

Sin embargo el uso de piletas de agua cálida con fines de relax, sanación o simplemente como un medio de recreación se remonta muy atrás en la historia. El baño mineral o spa más antiguo conocido, aún en existencia, está en Merano, Italia, donde existen evidencias del uso intencional de las fuentes desde hace 5000 años atrás. Se cree que los Egipcios usaron baños con fines terapéuticos desde épocas tan remotas como el 2000 AC. Los baños minerales y termales aparecen más tarde en la historia alrededor del 500 AC en Grecia. Los primeros baños griegos fueron construidos cerca de fuentes termales naturales o volcanes. La elite griega y las celebridades encontrarían en estas fuentes termales naturales un lugar donde intercambiar posturas filosóficas y tratar malestares físicos. Hipócrates, considerado el fundador de la medicina en el siglo IV AC, recomendaba la hidroterapia para el tratamiento de ciertos desordenes tales como el reumatismo. Los romanos también disfrutaron de las aguas termales y sus minerales, pero los antiguos baños romanos fueron utilizados como áreas recreativas por cientos de ciudadanos a un tiempo más que usados como hidroterapia.

Las poblaciones originarias de Norte y Sudamérica disfrutaron asimismo de los beneficios terapéuticos de las aguas termales naturales desde mucho antes de la colonización europea. En muchos casos las fuentes de aguas naturales fueron utilizadas tanto para relajación como con propósitos espirituales. El uso del agua en ritos de iniciación y sanación se menciona en numerosas citas históricas entre las que puede destacarse la Biblia. En ella se menciona a Juan el Bautista haciendo inmersiones de los discípulos en el río a fin de iniciarlos recibiendo el Espíritu Santo. En Siria se utilizaban piletas en forma de cruz con estrellas que yacían dentro para la realización de baños iniciáticos. Incluso en la actualidad diversas ramas del cristianismo utilizan agua para el bautismo de niños y adultos.

Los rituales de purificación tienen orígenes muy antiguos datando de los tiempos prehistóricos. A modo de ejemplos podemos mencionar que ya en el Antiguo Testamento se describen rituales de purificación en el agua realizados en el cercano oriente. Homero menciona el lavado de las manos antes de la oración, y la purificación de todo un ejército con agua. Los griegos tenían incluso sacerdotes especializados en las purificaciones con agua. La población de Gerasa celebraba el “Maioumas”, un rito antiguo en el cual las mujeres se bañaban y purificaban en una piscina sagrada fuera de la ciudad. En Egipto, quienes deseaban iniciarse en los misterios de Isis y Osiris debían rociarse con aguas purificadas provenientes del Nilo. 

Bathing Celebration of the Gopis & Lord Krishna

Existen numerosas evidencias de que la relajación en el agua cálida y las técnicas modernas de hidroterapia tienen orígenes muy antiguos. La hidroterapia que se desarrolló en el Mundo Occidental y que ha sido aplicada en toda clase de Spa y centros terapéuticos tiene su origen en la antigua Grecia. Los efectos termales y mecánicos del agua sobre el cuerpo humano forman la base para los tratamientos de hidroterapia. Estos utilizan la reacción natural de la piel a los estímulos calientes y fríos para aumentar circulación a través del cuerpo. Esto estimula el sistema inmune y activa el flujo de sangre. Las cualidades del agua caliente para aquietar y apaciguar el cuerpo mientras se aquieta la actividad de los órganos internos son bien conocidas. Esta contribuye a la relajación íntegra del cuerpo y permite aflojar músculos y articulaciones. Los sistemas de hidromasaje actualmente muy difundidos se utilizan para masajear los músculos y estimular la circulación sanguínea. La hidroterapia se utiliza convencionalmente como tratamiento contra la debilidad muscular, el balance de desordenes, diabetes y otras enfermedades que deterioran la circulación, calambres, síndrome premenstrual, artritis, dolores de espalda, lesiones musculares y óseas.

La hidroterapia tal como se la ofrece hoy en día tiene sin embargo bases diferentes que las terapias acuáticas alternativas, las cuales surgieron de los movimientos y estilos de vida holísticos de las décadas de los ochenta y noventa. Las terapias acuáticas alternativas, al igual que la hidroterapia, utilizan todos los beneficios propios del agua cálida, pero van más allá al integrar movimientos, danza, técnicas avanzadas de trabajo corporal y el uso de sanación energética. Las terapias acuáticas alternativas, ya sea estén orientadas a lo corporal o a lo energético, se basan en el encuentro y el intercambio entre dos de personas o más precisamente entre dos almas.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*